2 jul. 2015

Análisis State Of Decay: Year One Survival Edition

CAMINANDO ENTRE MUERTOS

Los zombies se ponen las botas para hacernos pasar horas de terror en el que nuestro objetivo será sobrevivir.



State of Decay ya hizo sus estragos en xbox 360, siendo de uno de los esenciales que todo el mundo quería tener. Un mundo abierto, unos zombies con ganar de comer y unos supervivientes con pocos recursos y luchando para ver la luz de un nuevo día.

No voy a entrar en demasiados detalles que ya teníamos en la edición de Xbox 360 porque sería contar lo mismo, pero si haré hincapié en algunos detalles de importancia.

Esta edición nos llega después de haber visto su lanzamiento en Xbox 360 con todo el contenido que ha sido lanzado hasta la fecha como son la incorporación de las expansiones Lifeline (que añade una nueva historia) y Breakdown (en el que podemos crear nuestra propia historia). Nos brindan nuevos personajes, nuevas armas como pueden ser los cuchillos, la integración de logros para los que le gusten ver marcados sus retos y mucho más…

Este título nos mete en un mundo abierto donde tendremos que juntarnos a otros supervivientes, todo esto en tercera persona y en el que cada decisión será importante. Para sobrevivir necesitamos recursos, y para ello tendremos que ir a explorar lugares en busca de comida, medicamentos… y si nos encontramos a otro superviviente podremos ayudarle para que después nos devuelva el favor. Hay que tener en cuenta que si un personaje muere, muere con todas las consecuencias, olvidaros de él. Da igual el tiempo que llevaras con él, o los objetos que llevaras y demás, lo pierdes. Esto hace que el nivel de supervivencia sea muy alto, tendremos que estar atentos a todo. Por desgracia, hay que sumarle, que al igual que pasaba con la edición de Xbox 360 a veces nos encontramos bug y muchas de estas veces son letales.

Si morimos luchando en una dura batalla, defendiendo una casa con uñas y dientes y al final caemos, nos sentiremos apenados pero seguiremos adelante, en cambio si vamos corriendo y nuestro personaje se engancha en algo que no debería estar o de una manera que no podemos hacer nada… en este momento no nos hará tanta gracia.

Si llegamos a tener una relación más que aceptable con otros podrá convertirse en personajes jugables. Si un personaje no jugable muere reducirá la moral de nuestra comunidad. Hay que subir la moral, puesto que si se mantiene baja los miembros que estén en ella podrían abandonar nuestra comunidad. Por lo tanto, todo lo que hagamos afectará a nuestro círculo más cercano.

En todo el juego hay unas 99 armas de fuego, cada una distinta de otra y alrededor de 40 armas cuerpo a cuerpo que se diferencian en tres tipos: pesadas, contundentes y cortantes. Estas serán mejores si los personajes que las llevan tienen unas características acordes a estas y por tanto, cuanto más las usemos, más unidas estarán a nosotros.

Hay distintos tipos de zombies que además serán un tanto “inteligentes” . Pueden ir solos o en grupos que se lanzarán a los supervivientes en cuanto nos vean. Como todos, siempre están los más peligrosos y lo más sencillos. Sin embardo entre ellos pueden aumentar su poder ya que si tardamos un tiempo en matar una plaga, estos pueden hacerse más fuertes aumentando el número de zombies provocando que la moral de nuestra comunidad reduzca.

Gráficamente se ha visto mejorado llegando ahora hasta los 1080p y con muchos fallos arreglados. Ahora los mapas y escenarios lucirán mejor, igual que los personajes. Esto hace que veamos las cosas  con más nitidez y que nuestra mirada abarque más distancia. Útil si queremos tener vigilado el terreno frente a un posible ataque zombie.

Conclusión:

State of Decay Day One Edition brinda la oportunidad de jugar al juego de supervivencia zombie que tanto gustó en Xbox 360. Ahora con muchas mejoras, nuevos personajes, más armas y algunas que otras sorpresa. Como contra puedo decir que aunque se han reducido considerablemente los bugs aún sigue teniendo algunos importantes.