29 feb. 2016

Análisis Guild Gars 2: Heart Of Thorns

HEART OF THORNS NOS TRAE OBLIGÁNDONOS A COOPERAR PARA SUPERARLOS

Por fin ya hemos podido disfrutar de la esperada expansión de Guild Wars 2: Heart of Thorns y en estas pocas líneas os traemos nuestra opinión, tanto lo bueno como lo malo.



Tras tres años de espera para que los fans de Guild Wars hayan podido jugar al nuevo contenido que ha traído Heart of Thorns, un contenido que si bien le da nueva vida al juego, con nuevos mapas, clases y habilidades, se ha hecho un poco escaso, sobre todo tras la larga espera. Esto no quiere decir que no nos vaya a dar horas y horas de juego pues tenemos 4 mapas nuevos.

Pero aparte del contenido es a destacar el cuidado que ArenaNet siempre le da a este juego , tanto gráficamente como a nivel de jugabilidad, además de escuchar a sus jugadores, cambiando lo que a estos les parece que no está bien o no está equilibrado.

En primer lugar os hablaremos del quizá mayor cambio y lo que más juego nos va a dar, los mapas. Es cierto que en principio 4 mapas puede parecer escasos, pero con la inclusión de los distintos niveles de exploración se amplía considerablemente, porque a diferencia de la mayoría de los MMORPG, que solo tienen un plano, en estos nuevos mapas tendremos mucho por explorar, desde las entrañas de la tierra hasta las nubes, y esto lo podremos hacer con el nuevo sistema de progreso de personaje, porque a pesar de que el nivel máximo sigue siendo 80 tendremos una nueva barra de experiencia que nos dará puntos de dominio (a partir de nivel máximo), con los que podremos aprender nuevas habilidades que cambiarán completamente la forma de jugar a Guild Wars 2.

Como unas setas sobre las que podremos saltar para ascender al nivel superior o un planeador con el que podemos descender a los niveles inferiores, porque a diferencia de como era antes, la historia no se desbloqueará con la subida de nivel, si no con estas nuevas habilidades, aunque esto tiene sus pegas pues si bien es un sistema original, nos obliga a gastar puntos de dominio en habilidades que si no fuera por la progresión de la historia posiblemente no cogeríamos.

Otro de los grandes cambios ha sido la historia, la cual fue uno de los puntos del juego más criticados por su falta de inmersión, sin embargo para esta expansión se nota el caso que les han hecho a los jugadores. En ella nos situaremos tras los acontecimientos de la segunda temporada del mundo viviente, pero una calidad de guion muy superior a lo anteriormente visto, tanto narrativamente como por la inmersión al juego que nos da.

Y aunque ya hemos hablado un poco de ellos, la nueva forma de progresión de personajes es otro punto a destacar. Llamado sistema de Dominios, es una nueva forma de subir, en la que no tendremos que subir nivel ni conseguir nuevo equipo, lo que nos da la progresión de personajes que queremos sin ampliar la brecha con los jugadores que decidan no comprar el DLC.

Este sistema incluye 39 dominios nuevos divididos en siete rutas, y cada una está vinculada a una región de Tirya (de momento solo dos zonas de dominio, Corazón de Maguuma, que abarca todas las zonas PvE que son parte de la expansión Heart of Thorns, y el mundo principal de Guild Wars 2, que incluye todas las zonas PvE disponibles en el juego a día de hoy), por lo que solo podremos usar los puntos de dominio de esa zona en esas rutas específicas.

Con los dominios podemos aprender el saber popular (las lenguas de la región, descubrir lugares secretos y habilidades para debilitar a los enemigos en común con las especies de la región), artesanía legendaria (para aprender la fabricación de las nuevas armas legendarias), exploración (volar en ala delta o los champiñones especiales que nos permitirán movernos más rápido por el corazón de Maguuma), combate (como el nombre indica nuevas habilidades para desarrollar nuestra forma de juego a la hora de enfrentarnos a nuestros rivales) y fractales (descubrid nuevos rincones en los Fractales de la Niebla para ganar nuevas y poderosas habilidades con las que superar desafíos de fractales complicados, recoger mejores recompensas y desbloquear infusiones más fuertes).

También tenemos nuevas especializaciones de élite (Tempestad del Elementalista, Cazadragones del Guardián, Cronomante del hipnotizador, Segador del Nigromante, Retornado del Heraldo, Temerario del Ladrón, Berserker del Guerrero, Chatarrero del Ingeniero y Druida del Guardabosques) que te permitirán progresar con tus personajes de nivel 80 y te ofrecerán un arma, habilidades y rasgos nuevos, además de un giro a las mecánicas estándares de tu profesión. Cada profesión tendrá cinco especializaciones básicas que se corresponderán a las especialidades antiguas, por ejemplo, un elementalista puede elegir especializarse en magia de fuego, tierra o agua y a medida que vuestro personaje sube hasta llegar al nivel 80, iréis desbloqueando la posibilidad de elegir hasta tres especializaciones básicas.

Todas estas nuevas profesiones cambian por completo la jugabilidad ya conocida y añaden nuevos roles como el de tanque con la posibilidad de generar agresión a los enemigos. También se han añadido las Incursiones (raids) para diez jugadores, con unas mecánicas bastante complejas como el noqueo de enemigos (tras recibir ataques combinados quedan aturdidos por un tiempo). Las Salas de Clan que a diferencia de Guild Wars original, no las conseguiremos con dinero si no con el esfuerzo de todo el clan, por que estará llena de enemigos que tendremos que limpiar para poder reclamar nuestra sala de Clan, sin embargo conseguir las mejoras será también difícil pues tendremos que aportar materiales tanto de artesanía como de recolección.

Conclusión:

En definitiva una expansión que si bien a algunos consideran que le falta contenido, tenemos muchas cosas con las que entretenernos, y además ArenaNet ha prometido que irá aumentando el contenido a medida que pase el tiempo.