20 nov. 2011

Análisis RAGE

Un meteorito impacta sobre la tierra, un experimento para la supervivencia de la raza humana consigue salvar a un grupo de personas, uno de ellos eres tú, estas solo en un mundo post-apocalíptico que parece no tener final, sobrevive como puedas y no te fies de nadie.



Pocos juegos llaman mi atención mirando la caratula frontal del juego, de hecho siempre tengo que leer la parte de atrás para enterarme de que va el juego…en este caso solo con mirar la caratula me basto para decir ¡este juego es bueno!, en la imagen de la caja se nos muestra un mundo destruido, y un superviviente, combinación perfecta. Una carátula simple que parece que no dice nada, pero lo dice todo.


La idea principal de Rage es la formula de shooter en estado puro con elementos de exploración a lo bestia, un mundo post-apocalitico estará a nuestros pies para ser explorado, con gran variedad de objetos, misiones secundarias para aumentar aún más las posibilidades.


Tras el impacto de un meteorito en la tierra, nuestro mundo se convierte en un infierno. Donde sobrevivir es un milagro, encarnamos a un superviviente del impacto. En la introducion podemos ver como durante el impacto se lleva a cabo el Proyecto Edén, el cual consiste en mantener bajo tierra a un conjunto de humanos que 106 años después emergen a la superficie y se encuentran con que el mundo ya no es lo que era. Para no morir tendremos que colaborar entre los supervivientes, pero nadie es de fiar.  Explorar, colaborar y no dejarte amedrentar por nadie sera tu salvación.