2 ene. 2014

Especial Lightning Returns: Final Fantasy XIII



Demos la bienvenida a nuestra heroína Lightning en esta nueva entrega de la saga de rol más famosa de todos los tiempos

De la mano de Square-Enix nos llega un nuevo título de su saga más exitosa: Lightning Returns: Final Fantasy XIII, tercera entrega dentro del universo de la treceava entrega. No obstante no es una secuela directa de Final Fantasy XIII-2 como este lo fue de Final Fantasy XIII sino que pertenece a una compilación conocida como Fabula Nova Crystallis (“La nueva fábula de los cristales” según la página oficial de Square-Enix) que engloba a Final Fantasy XIII, Final Fantasy XIII-2, Final Fantasy XV, Final Fantasy Type-0 y este Lightning Returns.




En lo que a este lanzamiento se refiere encarnamos a nuestra ya conocida Lightning quien despierta en el mundo Novus Partus tras 500 años cristalizada. Este nuevo mundo está conformado por cuatro islas rodeadas por el Océano del Caos y suspendido sobre un inmenso vacío. Nuestro deber es el de luchar contra el fin del mundo (ahí es nada) que las fuerzas del mal quieren llevar a cabo, comenzando por el asesinato y desaparición de personas en la que parece ser la ciudad central del juego: Luxerion, y para ello disponemos de trece días para cumplir tan ardua tarea.



Con esta premisa comienza nuestra aventura. Lo que más sorprende, obviamente, es que tenemos la presión de un tiempo determinado para tener éxito, siempre presente en nuestra pantalla con el icono de un reloj. Esos trece días pueden suponer una carga de apremiante emergencia para el jugador pero no os preocupéis pues podremos disponer de más tiempo e incluso de menos, todo ello depende de las decisiones que tomemos y de las tareas que finalicemos. Así, por ejemplo, puede existir el hecho de que salvemos a una persona pero nos descuenten tiempo de los trece días hasta el apocalipsis. Esto conlleva una carga moral que nos obliga a elegir a quién salvamos y a quién sacrificamos, concepto que, bien trabajado por los desarrolladores, puede convertir a este Final Fantasy en un grande entre los grandes. Tal es así que nuestro paso por el mundo tendrá consecuencias para este, transformándolo y cambiando la experiencia de los jugadores. Este concepto ha sido bautizado como “World Driven”. Otra novedad que se incorpora es la inclusión de misiones secundarias que se activan, entre otras, hablando con los NPCs concretos del juego.