5 dic. 2014

El cuarto eslabón


Hello Gamers. Hoy quiero hablar de algo que hacemos a diario, especialmente en este mundo de los videojuegos, en el que parecemos conocer más de lo que creemos. Me refiero a las críticas.

Para los jugadores es muy fácil dedicarle un par de horas a un título y salir luego hablando de si los frames, si los 1080p o que si los gráficos cumplen o no cumplen con las expectativas. Está bien hacer uso del derecho que tenemos como consumidores que pagamos por un producto, pero se nos olvida un pequeño detalle. Los juegos están hechos por un equipo inmenso de personas (¿se han dedicado a ver los créditos de los juegos?) y estoy seguro de que, al menos, el 90% de ese equipo aspira a un resultado de calidad respetable.



Es muy común arremeter contra un individuo, ya sea el nombre de la compañía que está detrás del videojuego, o el realizador, o el diseñador; pero veámoslo de la siguiente manera:

1.    Empresa del presupuesto y dueña del proyecto (grandes compañías)
2.    Empresa distribuidora
3.    Empresa de producción (Estudio)
4.    Realizadores (Equipo de desarrollo)

Por si no se dan cuenta, esto representa una cadena y cada uno de los eslabones conforma el producto final.  Ahora analicemos cada uno de estos eslabones.



El primer lugar le corresponde al nombre gordo; puede ser Sony, Microsoft, Nintendo. En esta parte del proceso las empresas desean crear un juego determinado. Son los que tienen el dinero para hacer la inversión y por tanto son los que hacen el cumplir las fechas establecidas; además de recibir las mayores ganancias de  las ventas.

El segundo eslabón le corresponde a las distribuidoras. Estas son las encargadas de llevar el juego a los diferentes mercados recibiendo por supuesto una parte de las ganancias del producto. En algunos casos, la empresa que invierte, se encarga también de esta tarea.



El tercer escaño le corresponde al estudio encargado de llevar a cabo el proyecto. También las empresas del primer punto tienen sus propios estudios y en algunos casos realizan juegos sin apoyo de terceros. Por ejemplo Nintendo, porque está prácticamente sola en la guerra de las consolas; pero en las otras compañías puede responder a intereses determinados de presupuesto o de garantizar la exclusividad del videojuego que se vaya a realizar.

Y ahora, la guinda del pastel. El cuarto eslabón al cual, personalmente, le concedo mayor importancia: el equipo de desarrollo. Esos individuos son los encargados de crear y dar vida al proyecto. Ellos son los que tienen que hacer las capturas de movimiento y adaptarlas a los motores gráficos que exige el mercado. Muchas veces estos individuos son los que tienen que inventar las historias, hacer los diseños artísticos, el modelado de los personajes. Son los guerreros ocultos tras el telón de las grandes compañías. Los obreros, las abejas del panal.

Cuántas veces vemos en los foros comentarios como estos: “Ubisoft me robó con tal juego”; Call of Duty tal es una porquería”; “El juego tal no llega a los 60 fps”.

Gamers, hacer un juego es muy difícil. Y también es un trabajo. Los chicos del cuarto eslabón tienen fechas de entrega, a veces no dominan del todo la tecnología o les cuesta mucho adaptarla por ejemplo, a una consola. A veces necesitan un aumento del presupuesto para obtener un mejor resultado y sencillamente, eso no ocurre y tienen que inventar para entregar en fecha y con una calidad razonable. Además cuando el juegos sale con errores, ellos siguen trabajando para corregirlos con los parches que todos conocemos y que tanto nos molestan.



Hace muy poco salió el esperadísimo AC Unity y en todos los foros lo que se comenta es la poca calidad del título. En lo personal me pareció un buen juego. Es verdad que tiene sus glitches, poppings y algunos detalles lamentables que en esta generación de consolas es para que no existieran; pero no deja de ser un gran juego. Es posible que no esté a la altura de otros episodios de la saga en cuanto a su historia; es posible que no esté a la altura del hype que se había creado pero, toda la ambientación de la ciudad está soberbia. Es increíble que se haya logrado mostrar un París del siglo XVIII con tanta exquisitez. Y todo eso lo logran los programadores haciendo esbozos, estudiando historia, reuniéndose con personalidades y catedráticos. Pero además incluso después de tanta críticas, para pedir perdón, en este caso, han regalado a los jugadores el DLC Dead Kings, y a los jugadores que llegaron más lejos y compraron el pase de temporada le han regalo un juegazo a elegir entre sus últimos grandes lanzamientos: ‘The Crew’, ‘Far Cry 4’, ‘Watch Dogs’, ‘Assassin’s Creed Black Flag’, ’Rayman Legends’ o ‘Just Dance 2015’.

En fin, lo que quiero decir, es que cuando hagan una crítica, piensen en los programadores; no necesariamente en las grandes compañías. Está bien criticar a Sony, Ubisoft, etc. por sus políticas comerciales y sentirse con derecho a exigir. Después de todo estamos pagando, y muy caro, sus productos; pero hay que entender que el equipo de desarrollo se deja la piel trabajando para que su juego sea el mejor, para que nosotros podamos disfrutar de su perspectiva de la realidad. Tal vez sean ellos los que menos efectivo ganen por todo lo que hacen. Y es a ellos a quienes debemos el respeto por hacernos disfrutar de este mundo de los videojuegos.


Escrito por: Sergio Alonso