20 jul. 2015

Reportaje Expomanga Madrid 2015

LAS DOS PLANTAS DEL PALACIO DE CRISTAL SE LLENARON DE ACTIVIDADES Y STANDS

Con tanto evento cubierto fuera de Madrid, era hora de volver a nuestra ciudad a disfrutar del ambiente y la gente más cercana a nosotros, así que esta vez sí, Ángel y servidor se fueron a pasar todo el fin de semana del 8 al 10 de mayo al pabellón de Cristal de la Casa de Campo, ¿queréis saber qué tal nos fue? Pues seguid leyendo.



Por ir organizándome un poco, y teniendo en cuenta que iba a ser un fin de semana complicado por todo lo que tenía que hacer, decidí acercarme el viernes por la tarde. Poca gente como era de esperar, pero aun así ya había un buen ambiente, y era el momento perfecto para compras y disfrutar de las actividades y demás ofertas del evento. Estaban abiertas como era de esperar las dos primeras plantas del recinto, aunque la tercera estaba cerrada.

En la planta superior había algunas asociaciones, así como una actividad de WRG, un campo de lucha de sumo (con unos trajes inflables), la omnipresente Nintendo con sus últimos juegos de WiiU y 3DS, y una zona de cafetería.La planta baja era la principal. Muchas tiendas, la mayoría conocidas, una asociación de Monster Hunter llamada Gremio de Cazadores que organizó varias actividades y que pudo disfrutar de algunos cosplayers con trajes del citado videojuego, la mayoría de una calidad espectacular, entre ellos los chicos que ganaron el concurso del domingo llamados Manlima Cosplay.

Allí también estaba el escenario principal, un escenario secundario, otra zona de restauración, exposiciones varias y una actividad poco vista, también organizada por World Real Games, con una especie de carpa inflable cerrada y un juego de arcos y flechas, estas últimas blandas, como si fuera un paintball pero más light, con sus obstáculos tras los cuales esconderse y una estrategia a seguir para ganar, que sin duda se llevó las miradas y la participación de muchos de los asistentes.

Acabó rápido el viernes y empezó el sábado, y como era de esperar se organizaron largas colas para acceder al evento. Aquí radicó el principal problema que se le achacó al salón. Tanto sábado como domingo, por los límites de aforo del recinto, regulado este límite por una legislación surgida tras los incidentes del Madrid Arena, a pesar de que en el interior apenas había gente, en el exterior las colas eran eternas, y apenas avanzaban.



Las taquillas apenas vendían para no colapsar más la cola de entrada, y la cola de entrada sólo se movía cuando salían varias personas del recinto y permitían a tantas otras introducirse. Esto produjo que hubiera gente haciendo colas de más de siete horas tan sólo para adquirir sus entradas, y que luego tuvieran que hacer otro tanto rato para poder entrar. De hecho, a los que salían y les ponían el sello para volver al evento, tenían que repetir la cola de la entrada debido al citado aforo máximo. El SAMUR tuvo que atender a una chica que perdió el conocimiento por una insolación, ya que el calor y el sol fueron predominantes todo el fin de semana, y mucha gente pasó un mal rato. El domingo, que la entrada era gratuita con cosplay, obligaban a llevar el cosplay puesto antes de entrar, siendo algunos trajes bastante recargados y no recomendables para vestirlos durante largas horas a alta temperatura.

No hubo ayudas desde la organización, ni hidratación para los pacientes cosplayers. Esta situación convirtió lo que podría haber sido el evento del año por asistentes y actividades en un evento muy criticado. La organización se ha pronunciado al respecto asegurando que quieren que se suprima el absurdo límite de aforo para poder introducir a más gente al mismo tiempo, esperemos que junto a esta medida se tomen otras como abrir la planta que permaneció cerrada o se piense en una nueva ubicación, ya que si esta situación se repite será complicado que la confianza de los asistentes siga intacta

.De puertas a dentro, la situación era bastante mejor, las asociaciones realizaron talleres y actividades varias, los fanarts tuvieron su sitio entre las tiendas grandes, lo cual resultaba de agradecer porque tenían más oportunidades de que la gente conociera sus productos, el escenario principal no paró en todo el fin de semana entre la pasarela de cosplay, el concurso de karaoke, un panel de las serie Umineko no Kaku Koro Ni, conciertos de Yami Tabby o la invitada Haruka y más actividades entre medias para animar al público a participar. Como siempre, hubo un escenario secundario para cuando coincidían en horario las actividades, poder repartirlas.

El domingo la asistencia se mantuvo igual que el sábado, y se repitieron las colas de taquilla y entrada, aunque hubo menos problemas para acceder. Por la mañana, fuimos a cubrir el concurso de Cosplay, que se celebró en un pabellón adjunto – buen detalle, para no ocupar el escenario durante las 3 horas que duró y que los participantes estuvieran más tranquilos – y desde luego no defraudó el nivel. Algunos cosplayers ya eran conocidos, incluso algún traje era ya conocido de otros salones, como IronMan y Iron Girl, o los mismos chicos que participaron de Warhammer 40K en Barcelona, lo hicieron en esta ocasión.



Finalmente el premio individual se lo llevó Lala Cosplay con un traje de Terra de Final Fantasy VI, que sin ser para nada aparatoso lo bien recreado que estaba y la actuación le permitieron llevarse el galardón. Por otro lado, el premio principal fue para Manlima Cosplay, los mismos chicos que ganaron con el traje de Ullr en el CometCon de marzo, y que esta vez vinieron con unas espectaculares armaduras de Monster Hunter y un atrezzo compuesto por un fondo, una señal de caminos, un felyne construido con papel endurecido y recubierto de piel de peluche, y una réplica de un huevo de monstruo. Sus armaduras de Zinogre arrasaron, y más teniendo en cuenta que hasta las armas, a pesar del peso y el volumen, eran articuladas.

 Sin duda, tienen un grandísimo futuro en el mundo del cosplay a pesar de lo humildes que son, como deberíais comprobar en la entrevista que les hicimos un par de meses atrás.He de reconocer que no pude parar en todo el fin de semana porque pretendí abarcar demasiado, metí demasiadas sesiones de fotos y no pude estar dentro del pabellón todo el tiempo que me hubiera gustado, y que uno aprende de estas cosas para la próxima vez ir a cubrir el evento y olvidarme de sesiones de fotos en paralelo.

Aun así lo vivido dentro fue genial, como siempre, volver a ver caras conocidas, volver a ver a mucha gente que vino desde fuera de Madrid y alegrarme porque antes o después todos consiguieron entrar, y ya estar deseando que llegue el próximo año para primero, hacer una cobertura como nos gusta de verdad, y segundo, ver lo que sucede con el asunto de las colas y el aforo. Por el momento tenemos antes el Expocomic, que sin lugar a dudas estaremos allí presentes, y donde esperamos veros a todos, del 11 al 13 de Diciembre en el mismo recinto