18 dic. 2015

Análisis Blood Bowl 2

EL JUEGO CUENTA CON CINCO ESTADIOS BASE (HUMANO, ORCO, ENANO, ELFO OSCURO Y SKAVEN)

Después de tres años llega la segunda parte de un juego que sorprendió a muchos con la originalidad de las mezclas que nos traía. Se trata de BloodBowl, un juego que mezcla el futbol americano con el universo de Warhammer creando un juego único en su género. Podemos disfrutar de su continuación desde el pasado septiembre y llega con bastantes novedades, sobre todo en lo referente al multijugador y a la comunidad online.



Nos encontraremos, como en su predecesor, con un juego basado en turnos, pero mientras que con BloodBowl acabamos con 20 razas diferentes, en esta secuela empezaremos solo con 8 (es de suponer que las otras llegaran a base de DLC), los humanos, elfos oscuros, altos elfos, skavens, orcos, enanos, bretonianos y caos.

Desgraciadamente, como todo juego que sufre un fuerte impulso en su faceta multijugador, siempre vemos recortes en el lado de un solo jugador, y esta nueva entrega no es diferente, ya que la campaña, aunque entretenida no llega a la misma calidad que en BloodBowl. Sin embargo es casi obligatoria jugarla, tanto para los novatos en este juego como para los veteranos, antes de embarcarnos en el modo multijugador, pues nos enseñarán todos los entresijos de las reglas y los nuevos controles de BloodBowl II.

Nos encontraremos manejando a un gran equipo, los Segadores de Reikland, formado por humanos, que se encuentra en el peor momento de su historia, y seremos nosotros los que tendremos que cambiar esto y llevarlos a lo más grande de nuevo. Para ello tendremos que librarnos de todos los que han llevado a la ruina a los Segadores y empezar el equipo de cero, contratando a nuevos jugadores que nos ayuden. La campaña será larga pero más por la duración de los partidos que por la campaña propiamente dicha.

Pero pasemos al modo multijugador que como hemos dicho es donde se ha ido toda la fuerza del juego. En primer lugar tendremos el Cabal TV, un modo espectador en el que poder ver las partidas que compartan otros jugadores y jugadas destacadas.

Y ahora el modo multijugador propiamente dicho que se desarrollará como de una liga, en el que tendremos que elegir una de las ocho razas para crear nuestro equipo. Nos darán un dinero limitado para realizar nuestros fichajes iniciales y a medida que avancemos en la liga recibiremos más para reforzar nuestra plantilla. Dentro de este modo tendremos que manejarnos de dos formas, una el modo manager y otra los partidos.

El modo Manager no es tan complejo como el de otros juegos deportivos como el del FIFA por ejemplo, pero cumple su función perfectamente, mientras que los partidos serán como los que hemos podido ver en el modo campaña, con la diferencia de que ambos bandos los dirigirán jugadores.
El aparatado gráfico es otros de los aspectos del juego que ha tenido grandes mejoras, con más animaciones y más calidad gráfica tanto en los jugadores como en los campos. Además tenemos la posibilidad de personalizar tanto la equipación de nuestro equipo como la de nuestro campo para cuando nos toque jugar en casa. Otro de los cambios que ha tenido el juego en este aspecto es la cámara, que tendrá un rango mayor, lo que permitirá visualizar las jugadas mejor (aunque para los que prefieran la cámara clásica podrán desactivar esta nueva opción en las opciones, así como los nuevos controles del juego).

La banda sonora cumple perfectamente su función, aportándonos ese toque épico que acompaña al juego, pero sin duda lo mejor del apartado sonoro son los comentaristas Jim y Bob, que dan a los partidos una vida a los partidos con sus comentarios ácidos y divertidos (por supuesto si entiendes el inglés, aunque el juego viene totalmente subtitulado al español).

Conclusión:

Sin duda BloodBowl II se será un juego que venda consolas, pero sin duda nos dará bastantes horas de entretenimiento a los fans de Warhammer y de los juegos deportivos, eso sí, por turnos, sobre todo, si como esperamos recibamos nuevas razas y, crucemos los dedos, una ampliación de la campaña.